74. Ya no estoy pa’ estos trotes

30 05 2014

Mi serie de días raros tuvo hoy su momento culmen. Estaba en casa de mis papás (desempleado, desde hace un par de días) cuando me dí cuenta que podía ir a ver a Genitallica porque no tenía nada que hacer en la noche. Pues voy, dije.

Mandé un par de mensajes para no ir solo con mi soledad. Subí a mi bicicleta para ir a mi casa, porque no andaba cargando dinero. Llegué a la mía, tomé dinero suficiente y entonces dudé si irme en camión o en mi bicicleta. Tenía pros y contras, si me iba en bici llegaría más rápido, pero ligeramente cansado; si me iba en camión llegaría fresco como lechuga, pero me tardaría por lo menos 40 minutos; si me iba en camión tendría que regresar en taxi, si lo hacía en bici sin broncas me trepaba de nuevo. Era obvio que la bicicleta seguía siendo, como siempre, la mejor opción.

En el camino me dí cuenta que llevaba una llanta ligeramente deseinflada, así que pasé a la gasolinería (¿o gasolinera?) a inflarla. Inmediatamente después de eso, emprendí mi camino sobre el bulevar Atlixco sólo para irme a romper la madre gracias a una estopa tirada en la calle. Esquivé una piedra, pero mi llanta delantera cayó justo en la dichosa estopa y ¡MADRES! Dejé la bici en el camino, salí volando contra una reja a la que se estampó mi brazo, mientras que mi cara se estrelló contra un tubo. Raspones en el brazo y ya. Pensarán que no me pasó nada porque ahora uso casco, pero en esta ocasión el casco se quedó en casa.

Me volví a trepar todo adolorido y terminé el recorrido de poco menos de 30 minutos.

Ya en el Pulque Para Dos, me sentí la persona más vieja del universo. Había chingos de morritos por todos lados, y morritos enormes, además. Intenté entrarle al slamm y pasó lo que temí, no aguanté ni media canción. Antes podía pasar todo el toquín bailando, aguantando patadas y codazos; pero ya no.

Luego pensé que había sido una gastadera de lana sin sentido el haber ido a ver a Genitallica, ni estuvo tan bueno, por la gente, el lugar y bueno…mi edad (lo digo como si tuviera 70) Ja. Y ya, sólo por eso se llama así esta entrada.





73. Lo bien hecho en Puebla (gracias Sidral Mundet)

15 02 2014

Esto no es un comercial, bueno sí, pero no está pagado ni patrocinado por nadie.

Hace un mes o algo así, recibí un correo donde me invitaban a descubrir #LoBienHecho en mi ciudad. Resulta que es una campaña de Sidral Mundet que busca reposicionarse, pero de una manera peculiar, su imagen no es lo principal, lo que importa son las calles, los edificios, las paredes, los colores, la gente, en fin las ciudades de nuestro país.

El tour por las calles del Centro Histórico de la ciudad de Puebla, calles por las que todos hemos pasado, estuvo a cargo de Jorge Pedro (píquenle a su nombre), quien parece haber estudiado muy bien la historia de las calles poblanas en el camino del Distrito Federal hacia Puebla, porque no había escuchado a nadie hablar de la ciudad como a él. Y miren que he oído a Lalo Merlo (já).

Visitamos algunos museos a los que en la vida había entrado y seguro no volveré a entrar, porque no soy de museos, soy de calles y eso fue lo que me fascinó: fachadas, pisos, banquetas, paredes, ventanas y balcones. ¡Qué pinchebonita es Puebla capital!

Échenle un ojo al video final, en el que por cierto, aparezco como medio segundo (con una postura espantosa y de brazos cruzados, acababa de recibir una llamada que me puso de malas, pero les prometo que estaba encandilado con la belleza de la Biblioteca Palafoxiana).

Por cierto, Sidral Mundet siempre ha estado y nunca se va. ¿Apoco ustedes no la toman con alcohol o cuando andan malos del estómago? ¡Que viva Sidral Mundet!





72. Todo lo que sube…

12 02 2014

No cabe duda que entre más arriba esté uno, más duro es el madrazo al caer. Hoy recordé uno de los episodios de mi vida en los que la emoción se convirtió en tristeza, la algarabía en pesadumbre, y los gritos y vítores en silencio supulcral.

El primer día de Mayo del 2004 (hace 10 años, el tiempo vuela en chingaloca) mi Rebaño Sagrado recibía a los pollitos del América en el siempre repleto Estadio Jalisco. El entonces mejor portero de México, Oswaldo Sánchez había sido expulsado y Alfredo Talavera, arquero suplente, haría su debut bajo el travesaño.

La afición rojiblanca confiaba en Tala. Durante todo el encuentro tuvo buenas atajadas, pero a él y al resto del equipo se le notaba el nerviosismo y los guajolotes tenían el dominio del encuentro. Al minuto 79 la joroba del Cuau que tenía el balón en las piernas, azotó luego de que Johnny García le dio un empujoncito. Obviamente el árbitro marcó penal en contra de las Chivas.

El Bofo Bautista, Omar Bravo y Miguel Sabah se ganaron la amarilla luego de tres minutos de reclamos. El silbante debió haber pintado a todo México (porque en todo México hay un Chiva hermano) de amarillo, pues le recontra mentamos la madre. No porque el penalti fuese injusto, sino porque sabíamos que el Jorobas cobraría la infracción y, aunque confiábamos en Talavera, nadie olvidaba que era su primer partido en Primera División.

Como es bien sabido, no hay portero sin suerte. Alfredo Talavera aplicó la de su maestro Oswaldo y recorrió la portería hacia el poste izquierdo. Cuauhtémoc chutó hacia la izquierda, cayendo en la finta del puerta rojiblanco y ¡PARADÓN! El novato había atajado el tiro de la leyenda americanista, y alguien en el rebote mandó el esférico hacia afuera.

Dicen los que saben, que la trayectoria del planeta Tierra sufrió una ligera modificación luego de que todo el país saltara para festejar la hazaña de quien se perfilaba para hacer historia. A él, como a todos nosotros (la afición Chiva) le temblaban las piernitas y la sonrisa se le notaba a kilómetros de distancia.

Lo que siguió, no vale la pena ser detallado. Cobraron el tiro de esquina, Tala aún excitado, salió con los puños en alto, la bola se le pasó, el Cuau desvió hacia atrás y un tal Reinaldo Navia anotó.

Silencio. Todo lo que sube tiene que bajar. La adrenalina que estaba a tope, desapareció y los piez, la frente, los párpados y el resto del cuerpo se convirtieron en plomo. El partido terminó a favor de los de amarillo.

Ahí es donde la reflexión llega: Nunca festejen por adelantado, ni siquiera por haber hecho algo grande, algo magnánimo, algo extraordinario, sino hasta después del silbatazo final. Aplíquenlo a su vida diaria.

Pásenle al segundo 45 y gocen, sólo si quieren ver la falta al Temo y las quejas del chiverío. Si lo que quieren ver es el penal y luego el gol, denle al minuto cuatro.





71. Feliz cumpleaños a quien vive en la calle. Sí por qué no

19 12 2012

Por azares del destino el siguiente video apareció en las actualizaciones de Facebook, lo vi. Véanlo y sigan leyendo.

Sin más palabras que las ya dichas. ¿Cómo ven?

De primera se me ocurre la creación de hartos grupos o colectivos que se dediquen a platicar con las personas que viven en la calle, vagabundos, indigentes, niños de la calle, etc. sacarles la sopa, averiguar sus cumpleaños y tras hacer una pequeña colecta en vía pública comprar un pequeño pastelito (o dona ja), velas y gorrito (confeti no, porque luego quién barre). Y una vez que esté todo listo ¡FIESTA! O sólo las mañanitas como en el ejemplo del buen Emilio Aparicio.

Háganlo y me avisan. Se podrían llamar:

Los Cumpleañeros
Los Caza Cumpleaños
Las Mañanitas
Rey David

No faltarán los que digan Ay wey, fuchi, eso lo hizo un fotógrafo súper prestigiado en Colombia, tú eres un naquito copión. Entonces, ustedes tendrán que responder Me vale madres. ¿Cuándo es tu cumpleaños? O los que cuestionen y digan ¿Eso en qué le ayuda wey? Dale de comer, o dale trabajo, no mames. A lo que ustedes tendrán que responder Me vale madres. ¿Cuándo es tu cumpleaños?

¿Quién se apunta?





70. Ofrendas a Lujambio, héroe de la nación

30 10 2012

Por estas fechas de muertitos, se ve de todo: fantasmas, chupacabras, momias, vampiros, monstruos, asesinos cereales, robots, cajas, lolitas, políticos, fiestas, borrachos y por supuesto, ofrendas.

La cosa con las ofrendas es que cada quien las hace como se acuerda que se tienen que hacer, que si siete niveles, que sin espejos, que si no lleva cruces ni figuras religiosas, que si le ponen mole aunque al difuntito no le gustara en vida, que si son peras o manzanas; cada quien como Dios le da a entender.

Es una tradición re bonita ésta, la de recordar a las personas que ya se nos adelantaron, poniéndoles un lugarsito donde vengan a darse una vuelta estos últimos días de octubre y primeros de noviembre. Algunas personas ponen ofrenda para sus familiares, otros para su amigos, la mayoría de los gobiernos municipales, estatales y federal ponen una ofrenda grandota para todos los muertitos, en las escuelas y centros culturales hacen concursos y también ponen harta ofrendería.

Justo ahí es donde las cosas se ponen extrañas. Recuerdo algunas ofrendas que vi durante mi vida estudiantil: a Marx, a Alejandro Magno, a Don Ramón, El Santo, La Doña, en fin a muchos. Al único político que alguna vez me tocó ver en una ofrenda fue a Colosio, sin embargo recientemente vi algo nuevo, una ofrenda a Alonso Lujambio (cuate de Caldedrunk).

¡Vi una ofrenda a Alonso Lujambio en una escuela primaria privada!

Va de nuevo, el señor que siendo secretario de educación dijo que las telenovelas sirven para abatir el rezago educativo en nuestro país, el mismo que estuvo involucrado en varias broncas de falta de transparencia, como el caso de las aulas virtuales (no me acuerdo del nombre de eso [ya me acordé, Enciclomedia]), el que estuvo en la comisión de festejos del bicentenario y centenario y no tuvo problema con cerrar los ojos ante el monumento a la Suavicrema, el que aceptó del señor presidente Felipín una senaduría aún cuando sabía que no podía (por estar enfermo de cáncer) cumplir cabalmente con las tareas de un senador y sabiendo claro está, que de morir (lo que era casi seguro) su familia recibiría todos los beneficios que pudiesen existir como seguros e indemnizaciones de-por-vi-da.

No sé quiénes decidan qué poner en esa escuela, lo que sí sé es que don Nick Fiury se quedará vagando en la tierra (ni que fuese a ir al cielo), pues la tradición reza que si le pones al muertito una ofrenda antes de cumplir un año de tenis colgados, se confundirá, se le cuatrapearán las patas y se regresará en vez de seguir su camino hacia el descanso eterno.

Y bueno, ustedes ¿a quién le ponen ofrenda y a quién han visto que la gente rara le ponga?





69. Yo no me encuero en Chatroulette

19 08 2012

Hay que comenzar sabiendo qué es Chatroulette, sino no entenderán nada.

Chatroulette es una página de videoconferencias y su característica especial es que no eliges a quién ver ni con quién platicar, o lo que es lo mismo el destino y el principio de aleatoriedad deciden por ti (no pregunten cuál es ese principio).

Eso es más o menos lo que dice la Wikipedia, sin embargo, en realidad es una página que uno ve cuando está aburrido y quiere desaburrirse, pero termina asqueado porque 7 de cada 10 personas son hombres y 4 de esos 7 tipos tienen la trompeta de fuera y están toqueteandose.

Entonces, sabiendo esto, pasen a lo barrido a ver el siguiente vídeo, denle dos miradas, vean poquito el cuadro de la derecha y vean mucho el de la izquierda.

Diviértanse.





68. Cámaras de seguridad

12 06 2012

Muchos hurtos y atracos han sido debidamente castigados gracias a las cámaras de seguridad, muchas personas han sido encontradas y capturadas gracias a las cámaras de seguridad (no en México). Pero no todo lo que dichas cámaras ven son cosas espantosas y llenas de malicia. Échenle un ojo a esta chulada de comercial.

¿No odian cuando acaban de ver un excelente comercial con un magnífico mensaje y de repente…es de Coca Cola?